eset smart security 6 license free chicken run pc game free windows 10 latest update iso cutepdf free download windows 10 windows 10 pro domain join error free download chrome offline 64 bit windows 10 microsoft visual c++ 2013 for windows 10 64 bit free windows 8.1 pro 32 bit iso mawto free

El Trastorno límite de la personalidad TLP y el consumo de drogas están vinculados. Quien sufre de Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) se encuentra más proclive al consumo de drogas.
El TLP suele generar inestabilidad a la persona quien lo sufre, además de representar todo un desafío para los especialistas de la salud debido a que se trata de una patología que no es de fácil diagnóstico, por la similitud que guarda con otros cuadros.
Sin embargo, algunos de los síntomas más evidentes son la impulsividad, la inestabilidad en las emociones y las adicciones.
Es por ello que, además de prevalecer un porcentaje de personas que sufren TLP, también se encuentra que esta población sufre de adicción a ciertas sustancias, tales como el consumo de alcohol o de drogas.

Trastorno Límite de la personalidad TLP y consumo de drogas

Muchos se podrían preguntar por qué una persona que sufre de Trastorno Límite de la personalidad TLP también se convierte en alguien adicto. Esta es una duda frecuente sobre todo en los familiares.
Ello se debe a que, quien padece de Trastorno Límite TLP, busca constantemente nuevos estímulos que le sean placenteros, aun cuando tiene conocimiento de que las consecuencias serán catastróficas. En otros casos se trata de un intento por regular emociones que le son absolutamente desbordantes.

De acuerdo con el autor Pérez Moreno Juan, en su estudio sobre el Trastorno Límite de la Personalidad y el Alcoholismo, el TLP se caracteriza por una comorbilidad elevada, siendo el Trastorno por Uso de Sustancias (TUS), el trastorno comórbido más frecuente, hasta en un 64 % y 66 %, y el que, en mayor medida, puede hacer más difícil el pronóstico. El autor también destaca que los pacientes con TLP, con un perfil más ansioso y evitativo, tienden a abusar de drogas con perfil sedante, tales como el alcohol o las benzodiacepinas.

Asimismo, el autor César Mateu, en su investigación sobre los Trastornos de Personalidad y adicción a opiáceos, enfatiza que las imágenes cerebrales del TLP muestra, en la mayoría de los estudios, una hipoactividad en el lóbulo frontal y prefrontal. Dicha hipoactividad afecta particularmente al área de Brodman, lo cual se ha relacionado con los sentimientos crónicos de irrealidad y despersonalización.

Además, Mateu resaltó que las imágenes de los sujetos dependientes de opiáceos mostraban una hipofrontalidad en ausencia de estímulos relacionados con la droga y una hiperfrontalidad ante la presencia de los mismos, lo cual sugiere que estos sujetos podrían moverse entre ciclos de hipo-hiper frontalidad que podrían
conducirlos a una inestabilidad afectiva constante.

Entre las personas que sufren de Trastorno Límite de la personalidad TLP, algunos tienden a consumir drogas depresoras, las cuales actúan directamente sobre el Sistema Nervioso Central, tal como los ansiolíticos, ya que estas disminuyen el estrés y los ataques de ira.
En otras palabras, las personas con TLP, generalmente optan más por drogas depresoras que por aquellas que son estimulantes, puesto que así encuentran una manera de hacer frente a las circunstancias vitales. De igual forma, debido a la alta impulsividad que les produce desequilibrios serotoninérgicos, suelen recurrir a
las drogas para intentar llenar el vacío que sienten.

Esto se debe a que cuando la persona se encuentra padeciendo de mucha impulsividad, hay desequilibrios significativos de serotonina. Por ello, una persona con Trastorno Límite de la personalidad TLP debe optar por un tratamiento que no solo atienda al tratamiento de la adicción si no que atienda al Trastorno de la Personalidad de base.

De no aplicar un tratamiento global, la persona podría correr el riesgo de una recaída en la adicción.
Con los tratamientos específicos para estos padecimientos se trata de regular la frustración, el estrés, la ira y todas las emociones que surgen de un instante al otro y que suponen una labilidad emocional de difícil contención. También se procura detener las autolesiones o evitarlas, así como las ideas suicidas.
Síntomas de una adicción

Signos de un Trastorno Límite de la personalidad en pacientes con adicción

Estas son algunas de las características que podemos observar en pacientes adictos que pueden indicar un TLP Trastorno Límite de la Personalidad

  • Deseos intensos, necesidad o ansia de concretar una actividad
  • Pérdida de control sobre la angustia, hasta experimentar descontrol
  • Descuido de actividades previas, tanto académicas, como familiares, sociales y laborales
  • Al comunicarle lo que se observa, y las consecuencias negativas, la persona no se detiene, sino que toma una posición defensiva y niega el problema
  • Abandona los intereses, relaciones previas y demuestra un descuido, pues, muchas de sus relaciones y actividades giran en torno a la adicción
  • Irritabilidad cuando no logra concretar el patrón adictivo, o imposibilidad de hacerlo (abstinencia).

Es necesario tener presente que el Trastorno Límite de la Personalidad se caracteriza por la inestabilidad en las relaciones interpersonales, los afectos, la  autoimagen, así como la impulsividad, y que puede manifestarse al inicio de la edad adulta.

Características básicas del Trastorno Límite de la Personalidad

1. Enormes esfuerzos por evitar el desamparo, sea real o imaginario

2. Patrón inestable de relaciones interpersonales, o con una alta intensidad, caracterizado por extremos de devaluación e idealización

3. Alteración en la identidad: así como del sentido del yo

4. Impulsividad en dos o más áreas, como en gastos, conducción temeraria, sexo, atracones alimentarios o drogas

5. Amenazas recurrentes de suicidio o automutilación

6. Inestabilidad afectiva

7. Sensación de vacío

8. Enfado intenso o dificultad para controlar la ira

9. Ideas paranoides

10. Síntomas disociativos graves

El Trastorno Límite TLP suele caracterizarse por los estados emocionales que incrementan la posibilidad o vulnerabilidad ante las adicciones, debido a la disforia, la impulsividad, la poca tolerancia a los estímulos displacenteros -que pueden ser físicos, como la fatiga, el insomnio o los dolores, o psíquicos, como las preocupaciones, disgustos o responsabilidades.
De igual manera, las personas con Trastorno Límite  TLP suelen buscar de forma exagerada emociones fuertes y si comprueba que puede conseguir una recompensa inmediata y hay alguna adicción disponible, corre un riesgo más alto de padecer de adicción.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo para que una persona con TLP desarrolle un cuadro adictivo, se encuentra el estar sometido en la cotidianidad a situaciones adversas, tales como frustraciones afectivas, fracaso escolar, burlas o competencias desproporcionales.
La persona también se puede ver impulsada por el grupo de pares, o sentir un vacío existencial, con aislamiento social o con una carencia de objetivos en la vida. Todos estos factores pueden llevar a un cuadro adictivo.
La adicción es usada por estos pacientes, como ya se ha mencionado, para reducir el estrés y aminorar los ataques de ira.

Tratamiento del paciente con Trastorno Límite y una adicción

Quien sufre de Trastorno Límite TLP debe seguir un tratamiento específico, que no solo contrarreste las adicciones, sino que también atienda los síntomas del TLP.
El paciente ha de seguir un tratamiento en el que se busca obtener una independencia emocional, mejorar la comunicación, prevenir recaídas en la conducta adictiva, aumentar la autoestima, controlar la frustración y el estrés, la impulsividad y la ira, y un manejo adecuado de las emociones, combatiendo también las ideas suicidas o los intentos de autolesión.

Las tres terapias que cuentan con mayor evidencia científica en el Tratamiento del TLP son:

  1. Terapia Dialéctico-Conductual
  2. Terapia Basada en la Mentalización
  3. Terapia Dialéctico-comportamental

Para lograrlo, será necesario acudir a un centro que trabaje con las tres terapias y asegurarse de la experiencia y formación de los clínicos. Además de contar  con abordaje farmacológico, grupal, psiquiátrico y/u ocupacionales.

Bibliografía

Mateu, C., Benito, A., Pena-Garijo, J., Ferrer, J., Barea, J., & Haro, G. (2010). Personality disorders and opiate addiction: a descriptive analysis by SPECT in dual pathology patients/Trastornos de personalidad y adicción a opiáceos: un estudio descriptivo mediante SPECT en pacientes con patología dual. Health and Addictions/Salud y Drogas, 10(2).
Pérez Moreno, Juan José; Romero García, Manuel; Salazar Gámez, Almudena; Devesa del Valle, Sara; Ayala Gambín, José Antonio; de Amuedo Rincón, María. Trastorno Límite de la Personalidad y alcoholismo.
Entrevista motivacional: una herramienta para el cambio. Biblioteca Lascasas, 2014; 10(3). Disponible en
http://www.indexf.com/lascasas/documentos/lc0796.php
Sánchez, E., Tomás, V., & Climent, A. (1999). Trastornos de personalidad.