Los Trastornos de la Personalidad son los grandes olvidados de la salud mental y no solo porque los recursos asistenciales de carácter público son escasos en el tratamiento de estos pacientes,  sino porque aún hoy son también considerablemente desconocidos por parte de los profesionales de la salud en general y de la salud mental en particular.

Dentro de los Trastornos de la Personalidad, las personas que sufren Trastorno Límite de la Personalidad TLP son los grandes afectados debido al sufrimiento personal y la alta comorbilidad con otros trastornos.

El Trastorno Límite de la Personalidad TLP no debe seguir oculto debido principalmente a varias cuestiones de gran relevancia:

En primer lugar, por el gran sufrimiento que padecen las personas con TLP: labilidad emocional que les hace vivir la vida en una constante montaña rusa, sensación crónica de vacío que supone un dolor interior de difícil descripción; emociones como la vergüenza y la culpa sufridas de forma constante y difusa, temor al abandono que preside sus vidas y les lleva a dependencias emocionales y relaciones interpersonales muy dolorosas e insanas; sentimiento de celos, envidia y rabia que les impiden vivir la vida con mayor serenidad, impulsividad que hace sufrir graves consecuencias. En definitiva, una vida de gran sufrimiento y mucha incomprensión por parte de los otros.

En segundo lugar, por las consecuencias del propio trastorno organizadas alrededor del intento de regulación emocional por parte del paciente: autolesiones, intentos autolíticos, suicidios, estados disociativos o síntomas psicóticos.

Y en último lugar, por la alta comorbilidad con otros Trastornos como los Trastornos de alimentación, adicciones, depresión mayor, ansiedad de corte difuso, agorafobias y ataques de pánico, graves problemas interpersonales.

Esther Banco y Andrés Calvo dirigen en la actualidad la Unidad de Trastornos de la Personalidad Persum en Oviedo. Los recursos de la Clínica Persum se han puesto al servicio de financiar este proyecto de corte divulgador destinado a afectados y familiares de un grave problema de salud metal, infradiagnosticado, al cual se le dedican muy pocos recursos desde la sanidad pública y que aún hoy representa un desconocido entre la población general.

Existe poca literatura científica sobre la incidencia de esta patología y escasos estudios sobre los tratamientos más indicados en su abordaje. En los último años hemos asistido con optimismo a un aumento de ambas, pero aún claramente insuficientes.

Desde la Clínica Persum hemos llevado a cabo diferentes estudios, que sumados a la experiencia clínica desde hace ya 20 años, nos han animado a desarrollar esta web de corte divulgador.

Partimos de un espíritu de ayuda a todas aquellas personas interesadas en el conocimiento de la patología TLP: afectados en primer lugar, familiares, así como todas las personas que de alguna manera muestren inquietudes en el conocimiento del TLP.

La Clínica Persum ha dedicado estos 20 años a la atención al paciente en general y al tratamiento de los Trastornos de la personalidad en particular. Nuestra historia se traduce en miles de pacientes atendidos.

“Es hora de volcar toda nuestra experiencia clínica en una web de corte divulgador que devuelva al paciente todo lo que él nos ha aportado a nosotros. Desde aquí, gracias por tanto”

Nuestro espíritu no es formativo hacia los profesionales de la salud mental, nuestra pasión siempre ha sido el paciente y acompañarle hacia un estado mayor de salud mental. TLPAsturias se ofrece con la finalidad de aportar información al paciente, no para la formación del profesional, por ello su “tono”, forma de hacer llegar la información, y documentación se hará siempre en beneficio del paciente en detrimento de una comunicación más acertada para la comunidad científica.

El Trastorno Límite no es una patología nueva, ni joven; sin embargo, a lo largo de los años ha sufrido cambios en su definición y nomenclatura debido a guerras internas de la propia profesión, que ha llevado a un abandono claro en su estudio e interés entre los profesionales. Desde esta web trataremos de hacer llegar la información que al paciente le pueda ser de interés, acceso a  revisiones de la literatura actual, así como investigaciones llevadas a cabo desde la propia clínica Persum.

Con carácter general se estima que la prevalencia de los Trastornos de la Personalidad se encuentran alrededor de un 13% en la población general. Se estima un intervalo entre 6 y 15% de la población general.

La prevalencia en diferentes estudios para el Trastorno límite  se encuentra en un 1,24 % de la población general. Siendo mayor la población femenina 3:1. Ello significa que un 75% de las personas afectadas sería mujeres frente a un 25% de hombres.

Estudios realizados en la Clínica Persum sitúan al Trastorno Límite en un 1,3 % de la muestra, subiendo hasta un 2,6 % si atendemos a la presencia de rasgos clínicamente significativos.

Entender un poco mejor qué es un Trastorno Límite de la Personalidad es el objetivo de esta web. Y ello porque, la persona con TLP ha sido considerablemente “maltratada” en los sistemas de salud mental tanto públicos como privados.

En palabras de uno de los profesionales que más ha colaborado en este país en la comprensión del TLP, Dolores Mosquera, la persona TLP ha sufrido del rechazo debido a factores como:

  • “La visión negativa de los profesionales sobre el TLP”.

A lo largo de los años, la desinformación ha llevado a considerar al paciente TLP como “molesto”. Son pacientes gravemente incomprendidos, son considerados maleducados, caprichosos, manipuladores sin comprender la magnitud del problema que nos presentan.

El TLP en ocasiones acaba siendo un “cajón de sastre” donde terminan pacientes con desregulación emocional y otra serie de patologías, entre ellas el Trastorno Narcisista o Antisocial que son aquellos que entre los profesionales acaban dando la “mala fama” al paciente TLP.

El Trastorno Límite puede resultar comórbido con un Trastorno Narcisista de la Personalidad o simplemente tratarse de un narcisista encubierto.  Este último es quien vive en una constante queja, malhumor, sensación de superioridad, queja constante hacia los demás, “todos están contra mi”, “nadie hace lo correcto, salvo yo”, “me hacen daño”. El paciente TLP solo en ocasiones muestra estas conductas pero oscilará rápidamente hacia sentimientos de culpabilidad, vulnerabilidad, desregulación afectiva y con tendencia hacia la autolesión.

  • “La visión negativa de los propios pacientes TLP (el odio hacia uno mismo)”. El rechazo que sienten hacia sí mismos les lleva a no buscar ayuda y a no cuidarse sino a destruirse de alguna forma, dejando los tratamientos, o recurriendo a relaciones insanas o drogas. Sienten no merecer nada bueno.
  • “La ambivalencia en la visión por parte de los familiares (problemas de convivencia, desgaste de los años, información recibida)”. En ocasiones la información que reciben los familiares por parte de los profesionales no ayuda a la comprensión del paciente TLP. Incrementando el malestar familiar.

A estas reflexiones, nosotros añadimos el problema de salud que supone el tratamiento de corte superficial y únicamente sintomático que desde la salud mental en general se abordan los trastornos mentales. Si cabe, este abordaje únicamente de carácter sintomático no solamente ha retrasado los diagnósticos una media de 9 años, sino que el uso de tratamientos de corte cognitivo conductual han sido iatrogénicos para muchos pacientes. En otro orden de cosas, la hipermedicalización del paciente no ha hecho más que anular la capacidad del mismo para recuperar su salud. Los antidepresivos, ansiolíticos, reguladores del estado de ánimo  e incluso antipsicóticos resultan útiles en el abordaje de el TLP siempre y cuando no sea el tratamiento de elección en ausencia de recursos de mayor eficacia y respuesta, como una psicoterapia adecuada al trastorno.

¿Llegaremos algún día a comprender y escuchar a la persona con Trastorno Límite de la Personalidad?

Esperemos poder contribuir a ello.

Esther Blanco García

Directora de la Clínica Persum. Especialista en el tratamiento de los Trastornos de la Personalidad.